EL TAEKWON-DO: UNA EXCELENTE PRÁCTICA PARA CANALIZAR LA ENERGÍA DE NUESTROS NIÑOS

Somos muchos los padres que tenemos hijos hiperactivos, a quienes se les dificulta concentrarse en sus estudios y se aburren pronto en la mayoría de las actividades.

Una de las recomendaciones que recibimos de los pediatras y terapeutas es que los pongamos a practicar un deporte, pero entre tantas opciones, ¿cuál elegir?

Por experiencia propia, y después de experimentar con otros deportes, recomiendo el taekwondo, que es un arte marcial de origen coreano.

Se bien que algunos padres pueden dudar, porque creen que las artes marciales son violentas y que fomentan la agresividad, o que requieren mucha fuerza y que solamente pueden ser practicadas por jóvenes o adultos.

Déjenme decirles que las anteriores  creencias son erróneas. Si bien es cierto que en el Taekwondo se realizan combates, su enfoque fundamental no se centra en el ataque, sino en la defensa. El Taekwondo fomenta la tolerancia, el respeto y la armonía entre sus practicantes. Es una disciplina que  contribuye mucho a canalizar en forma positiva la energía de los niños, especialmente si tienen Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, ya que conlleva una actividad física exigente y el aprendizaje de conceptos, movimientos y rutinas que los mantienen distraídos y van mejorando paulatinamente su capacidad de concentración y disciplina.

El Taekwondo es un entrenamiento muy completo, que ayuda a los niños a conocer y controlar su cuerpo y les proporciona beneficios físicos, sicológicos y sociales, inculcándoles valores importantes como cortesía, integridad, perseverancia, autocontrol y espíritu indomable, los cuales deben aplicar no sólo en su práctica deportiva sino en su vida cotidiana.

En nuestro caso particular, pudimos observar como con la práctica del Taekwondo nuestro hijo aumentó la seguridad en sí mismo, mejoró notablemente su capacidad de concentración  así como su responsabilidad, su liderazgo y capacidad de trabajo en equipo, lo cual se reflejó no únicamente en sus avances en esta arte marcial sino también en sus estudios.

Sin embargo, debe tenerse presente que para lograr los beneficios que proporciona el Taekwondo se requiere mucha disciplina, constancia y paciencia, pues no se puede pretender alcanzar los resultados esperados de la noche a la mañana.

Para lograr una mejoría duradera en los niños resulta indispensable el apoyo y solidaridad permanente y entusiasta de los padres, lo cual implica no sólo pagarles la matrícula y mensualidades de la academia de taekwondo y comprarles los uniformes, sino acompañarlos en sus entrenamientos, interesarnos en sus avances, alentarlos cuando se desanimen o pretendan desistir y animarlos en las competencias en que participen.  Este acompañamiento puede resultar muy gratificante y contribuir sustancialmente a mejorar la comunicación y las relaciones entre padres e hijos.

 

Profesor Juan Camilo Vasquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s