La Envidia

Todas las personas tienen sueños y metas que alcanzar, tienen objetivos que cumplir o están en la búsqueda de estos y a su vez esos fines son personales, en resumen, como cada persona es un mundo diferente todos tienen logros únicos y personales que alcanzar.

Estos objetivos son al final de cuentas lo que motiva nuestro comportamiento, mas muchas veces no es tan fácil alcanzarlos e incluso nos parece que es imposible y es aquí cuando las mismas diferencias que hacen que cada persona sea un mundo diferente entran en juego a mediar el comportamiento.

Existen muchas formas en las que una persona suele afrontar dicha situación, pero nos enfocaremos en dos:

Primero está la persona que siguen sus sueños por imposibles que parezcan, aquellos que podemos señalar como ejemplos de perseverancia.  Tienen claro que deben ir paso a paso sin perder el horizonte.

Por otra parte, tenemos a las personas que podríamos llamar “envidiosas”.  Este tipo de persona suele ser aquella que al no alcanzar sus metas no persevera, se rinde y genera un sentimiento de frustración o resentimiento sobre quienes si perseveran y logran acercarse o llegar a sus metas.

Camino a cumplir nuestros propósitos nos toparemos con ambos tipos de personas, pero debemos tener cuidado con el segundo tipo y sobre todo con quienes tienen la particularidad de reducir el malestar que les genera no haber alcanzado sus metas o estar lejos de ellas poniendo obstáculos a los demás.

Este tipo de personas buscan desmeritar los logros ajenos, devaluar el esfuerzo de otros y por supuesto sentirse superiores de esa forma, ahora bien, en el camino encontraremos gente que nos ayuda, que hace criticas constructivas, pero cuando una persona no nos aporta nada, pero sin embargo insiste en hacer acto de presencia en nuestras actividades, puede ser un indicador que estamos tratando con un envidioso.

A pesar de que en artes marciales nos guiamos por los valores y la filosofía del arte marcial, aun podemos encontrar practicantes envidiosos, que suelen devaluar el entrenamiento de los demás, intentan devaluar a los demás o mostrarse superiores sobre aquellos que tienen un grado menor o menor tiempo de práctica, también es común ver personas que se comparan con otras en un intento desesperado de aumentar su ego o simplemente buscan esconder las cualidades ajenas.

De igual forma fuera de las artes marciales están las personas que no tuvieron la convicción y la disciplina de practicar un arte marcial o apasionarse por algo y por ende buscan devaluar a las mismas, de estas personas es común escuchar burlas o cuestionamientos sobre por que hacemos eso si al final no es gran cosa.

Para finalizar y ya dejando claro que debemos estar atentos a este tipo de personas hagamos una reflexión, observemos que las personas envidiosas no aportan nada y buscan frenarnos solo para camuflar su incapacidad de seguir adelante y luchar por sus sueños, entonces estemos atentos y cuando identifiquemos a una persona que no nos quiere ayudar a progresar sino todo lo contrario, sigamos nuestro camino, estamos muy ocupados creciendo como para detenernos por alguien que no crece ni deja crecer.

 

SB Leopoldo Torrente Münzer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s