¿Para qué competir?

Es una pregunta sencilla. Como todo lo que hagamos en nuestras vidas, deberíamos tener una razón. Realizar una actividad por qué si, es como estar en el océano a la deriva. Sin rumbo, simplemente flotando.

Es prudente tener objetivos tangibles. Pensar hacia dónde nos dirigimos.  Muchas personas opinan que metas demasiado exigentes o exageradas pueden ser contraproducentes. No estoy de acuerdo. En mi opinión, debemos apuntar alto. Siempre buscar perseguir nuestros sueños. Estos son personales, únicos. Lo que para algunos puede ser imposible, para otros alcanzable. De la misma forma, las batallas internas libradas pueden ser insignificantes para algunos. Pero superar estos retos pueden ser el mayor logro alguna vez realizado por un individuo.

La competencia puede darnos cierto enfoque en este tema.

Competí durante mucho tiempo. Ahora, dedicado a la enseñanza, estoy cerca a sobrepasar el tiempo de atleta activo por profesor. He conocido personas de todo tipo. Personas con todo tipo de sueños. Desde deportistas buscando podios olímpicos, hasta “coleccionadores” de títulos mundiales. Unos lo hacen por la gloria, otros, como suele ocurrir, lo hacen por el dinero.

He tenido la fortuna de cruzar mi camino con personas inspiradoras. Otras….  no tanto.

No hay factor común. Lo único que puedo compartir con ustedes es que la competencia es una guía. La competencia nos da un horizonte, algo a lo cual apuntar. Nos da un “norte” a seguir.

Como les decía, es absolutamente personal. El error está en pensar que solo se puede competir contra alguien más cuando probablemente el reto más grande está en competir contra nosotros mismos.

¿Acaso no hay mayor logro que la superación personal?

El matiz con el cual pintemos esta superación es absolutamente única para cada individuo.

Podemos competir en nuestra vida académica, en nuestra vida laboral.  En nuestra actividad deportiva.

Propongo un cambio, tomemos la palabra competencia y vamos a integrarla en nuestro DO de vida. No para ser mejores que otros. Para ser mejores nosotros mismos. Para crecer, para construir, para enseñar, para transmitir.

Busquemos competir para construir un mundo más pacífico, para inspirar a otros a cambiar el mundo. Dando ejemplo de los que somos, practicantes de Taekwon-Do, viviendo nuestras vidas por los 5 principios básicos. Cortesía, Integridad, Perseverancia, Auto Control y Espiritú Indomable.

Creo que no habrá reto más grande y siempre tendremos hacia dando navegar. Los invito a continuar compitiendo, todos los días. Siempre enfocados en lo que queremos, en lo que buscamos, pero con un pequeño cambio, vamos a dejar el ego de lado. Busquemos ayudar. Realizar a diario pequeños actos de amabilidad. Por supuesto vamos a competir para lograr nuestros sueños, lograr nuestras metas, sean las que sean.

Fuerte abrazo,

Coach

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s