¡Motivación!

Para mantener la motivación debemos recordar por qué iniciamos. Claro que la razón inicial puede cambiar. Recordar aquello que nos incita a comenzar puede ser de los mejores métodos para no desfallecer. En este caso, hablamos de nuestro proceso como artistas marciales. Antes de que se convierta en un estilo de vida, debemos convertirlo en hábito. Algo esencial, algo fundamental, en nuestras vidas. Llegar a este punto toma tiempo. Muchos se rinden antes de lograr esta meta.

Hablemos de esta primera parte: ¿cómo lograr convertir algo en hábito? No hay respuesta única. Lo que funciona para una persona puede no servir para la otra. En el caso del Taekwon-Do, se busca que el practicante lo convierta en un estilo de vida por todo lo que el arte marcial trae consigo. Son muchos los puntos que pueden llevar a una persona a iniciar su práctica: calidad de vida, condición física, defensa personal, amistad, familia, código de conducta, enfoque social.  Puede ser uno, pueden ser todos.

La razón principal suele ser: “Quiero mejorar mi condición física”. Requiere tiempo y dedicación;  adaptación y perseverancia. La determinación inicial puede no ser absoluta, pero el individuo debe querer adoptar esta nueva filosofía de vida. De lo contrario, reuniones, tareas o trabajos impedirán un desarrollo productivo. Continuas fallas y ausencias entorpecen el proceso deportivo y la creación del nuevo hábito deseado.

Pero una vez obtenido el hábito, ¿cómo mantenerlo? A través de la disciplina. Recordándonos por qué iniciamos, qué esperamos obtener. Si ya lo obtuvimos, poniéndonos nuevas metas a corto, mediano y largo plazo, y no desfallecer hasta obtenerlas.Claro que es difícil. Es más fácil rendirse y buscar otro rumbo. Pero: “No hay ningún atajo para llegar un lugar que valga la pena ir”.

Cuando se sientan desfallecer, no se rindan. Cuando se sientan aburridos, hablen, adapten. Busquen rodearse de aquellos que están motivados. Busquen empaparse nuevamente de ese entusiasmo y disciplina que nos separa. Siempre estarán los dos: disciplina y los amigos.

En resumen, son dos las estrategias: recuerden por qué iniciaron, recuerden sus metas y mantengan a sus amigos cerca. Así ustedes quieran rendirse, ellos no lo dejarán.

¡Feliz semana!

Coach.

 

Deja un comentario

× Como podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: